MAGGI® debe su nombre al hombre que la había inspirado, Julius Maggi, cuyo objetivo fue desarrollar un producto alimenticio de fácil preparación que contribuyese a mejorar la nutrición de las familias en un momento en que las mujeres comenzaban a integrarse masivamente al mundo laboral.

En 1882 el gobierno de Suiza le encargó la elaboración de un producto que mejorara la alimentación de la clase obrera. En respuesta, en 1884 produjo insdustrialmente una sopa a base de frijol y guisantes. Con esta creó una forma rápida, económica y saludable para que los obreros se alimentaran, mediante la sopa instantánea.

En 1889 apareció el legendario condimento líquido MAGGI® y en 1908, el histórico cubito de caldo concentrado.

Desde 1901, MAGGI® vive en París donde crea en 1903 la Societé Laitiére MAGGI®, la cual manejaba leche fresca. Cuando muere en 1912, dejando un único hijo en la compañía, la junta directiva decide crear una compañía matriz.

En 1947 la compañía NESTLÉ® adquirió la marca MAGGI® y desde entonces sigue produciendo productos culinarios de la más alta calidad.

En la actualidad, la marca sigue ofreciendo a personas de todo el mundo sus sabores favoritos, alimentos de calidad y asequibles. Desde hace más de 100 años, MAGGI ayuda a los cocineros de hogares en todo el mundo. Nuestros productos están diseñados para facilitarle la hora de la cena e inspirar su creatividad en la cocina. Nuestros productos no son un atajo, son una invitación para que prepares esos sabores auténticos que quizás no has probado aún y recetas que creías difíciles de preparar. Atrévase a probar algo nuevo, o mezcle recetas transmitidas de generación en generación con su toque personal para darles vida. En la década de 2000, cada segundo se preparó más de 4.600 comidas en todo el mundo con productos MAGGI®.